En general, el sonido de Ferrari y Lamborghini no suele decepcionar a nadie. El Lamborghini Aventador SV es un buen ejemplo de lo que los fabricantes italianos son capaces de hacer a la hora de componer 'melodías'.

En este caso, el motor V12 es un auténtico 'gritón', así que, si ves que se acerca por la calle, tápate los oídos. No porque suene mal, sino por los decibelios de más que emite.