Hoy en día, el BMW M5 cuenta con un motor V8 biturbo, que entrega 600 CV. Sin embargo, tiempo atrás, disfrutaba de un magnífico bloque V10, de 507 CV. Es cierto, el 'downsizing' ha traído más potencia, sin embargo, el sonido nunca volverá a ser como antes.