Con un motor 5.2 V10 atmosférico, de origen Lamborghini, a nadie le extrañará la inclusión del Audi R8 en este listado. Sobre todo, teniendo en cuenta el gran trabajo que lleva a cabo el escape deportivo.

Además de sonar bien, el propulsor se desmarca con unos increíbles 610 CV de potencia.