Los Zonda siempre han emitido una melodía particularmente atractiva. Pero si, además, nos centramos en una edición tan especial como el Cinque, tremendamente limitada, la cosa no hace sino mejorar... Sin duda, pocos V12 suenan mejor que este.