A estas alturas, parece que el Lexus LFA no necesita presentación. El superdeportivo japonés, del que solo se fabricaron 500 unidades, pasó a la historia por el 'grito' de su motor V10 atmosférico. Probablemente, se trate del automóvil con la banda sonora más bonita del mundo.