Tan rápido como efectivo, el todocamino alemán disfruta de del motor V6 turboalimentado 3.0 TFSI, con 354 CV, asociado a la caja de cambios automática con convertidor de par tiptronic, de 8 velocidades. 

El SQ5 brinda un tacto excepcional, sin que la configuración de las suspensiones convierta en incómodos los desplazamientos. Una puesta a punto inteligente, de la que muchos se quedarán prendados. Eso sí, hay que abonar una importante suma de dinero: 81.470 euros.