Siguiendo la tendencia que estrenó con Carlos Sainz, Toyota también lanzó una serie especial del Celica para celebrar el título de Auriol en el año 1994.

Poco conocida en España, es posible encontrar alguna unidad de segunda mano en el mercado francés, donde se comercializó y fue especialmente popular. Como curiosidad, te diremos que ha caído tan en el olvido que hasta nos ha sido imposible encontrar una foto del coche en cuestión. 

Eso sí, para que te hagas una idea, te diremos que contaba con algunos detalles exclusivos en la carrocería: era blanca con los colores de Castrol en las aletas traseras. También, que Toyota Francia apostó por el motor básico del momento, el 1.8 atmosférico de 115 CV, para que no se dispararan los costes.