Sin duda, uno de los modelos de la lista más populares de nuestro mercado... y que todavía resulta fácil seguir viendo por nuestras calles. 

Corría el año 2006 y Loeb 'solo' tenía tres mundiales del WRC en su palmarés. Sin embargo, Citroën aprovechó su tirón para lanzar este modelo. 

Desarrollado sobre el C4 Coupé de la época, destaca por su pintura específica, llamada Rojo Sport, similar a la del coche de carreras. 

Este compacto estaba disponible con multitud de motorizaciones, como eran el 1.6 de 110 CV y el 2.0, con 143 y 180 CV, si hablamos de gasolina, y de los HDi 110 y HDi 138, si nos centramos en los turbodiésel. 

Hoy en día, es relativamente fácil hacerse con uno de segunda mano.