En esta ocasión, hemos recopilado dos testigos en uno: el de fallo en el sistema antibloqueo de frenos ABS, que por lo general se ilumina en amarillo, y el testigo que indica una falta de líquido en el sistema de frenos, que suele encenderse en color rojo.

En el caso del primero, si se enciende durante la marcha, hay una avería en el ABS. En principio, aunque el sistema de frenos seguirá operativo, lo recomendable es llevarlo a reparar cuanto antes, ya que lo normal es que también se desactiven el reparto electrónico de frenada y el control de estabilidad.

En cuanto la a luz roja, en la mayoría de los casos se enciende por falta de líquido en el sistema. Lo mejor que puedes hacer es detenerte cuanto antes y llevar el coche al taller, ya que podrías quedarte sin frenos.