Es un testigo de color amarillo, lo que significa que es un problema categorizado como leve... aunque muy molesto. Y es que si lo ves en tu cuadro de instrumentos, indica que alguna de las ruedas ha perdido presión. O que has pinchado... con todo lo que eso implica.

Por otro lado, si el testigo parpadea, lo más probable es que uno de los sensores que miden la presión esté defectuoso.