Si un testigo con forma de batería se enciende con el motor en marcha, significa que el alternador, que es el encargado de alimentar los sistemas eléctricos del coche, no está cargando la batería. Por eso, lo más recomendable en esta situación es detener lo antes posible el vehículo, apagar el motor y llamar a la asistencia en carretera de tu seguro.

Si no paras, la batería se descargará por completo y podrías quedarte sin dirección asistida, servofreno o refrigeración en el motor. En última instancia, incluso, el coche podría pararse en marcha.