Para adentrarse en un segmento tan importante, como el de los SUV compactos, hay que hacerlo con un vehículo original... y el modelo japonés, de 4,36 metros de longitud, lo es en todos los sentidos.

Sí, porque no solo brinda una estética diferente, sino que, además, ofrece cualidades camperas poco habituales, a partir del sistema de tracción total S-AWC, con tres modos de funcionamiento: Snow, Auto y Gravel. 

Ahora mismo, el Eclipse Cross solo se vende con un motor turboalimentado de gasolina, con 163 CV, desde 21.800 euros. Por su parte, el turbodiésel llegará en verano.