La berlina japonesa que probaba Vettel aún se mantiene vigente en el mercado, aunque solo está disponible con una versión híbrida de 364 CV, que registra un consumo mixto homologado de 6,2 litros cada 100 kilómetros.

Al medir 4,78 metros de longitud, sus rivales naturales son el Audi A6, el BMW Serie 5 y el Mercedes-Benz Clase E. Su tarifa base es de 37.100 euros.