Si hablamos de prestaciones, este Octavia rompe todas las plusmarcas, ya que alcanza una velocidad máxima de 250 km/h y acelera de 0 a 100 en 6,6 segundos.

Por otra parte, la dinámica de conducción está a la altura, gracias a la certera puesta a punto del chasis, una altura libre al suelo rebajada en 14 milímetros, una vía trasera ligeramente enschanchada y a la inclusión de elementos como la suspensión adaptativa DCC.