Dejando a un lado preparaciones más o menos oficiales, como la que Mountune comercializa en Reino Unido, y una serie tan especial como el RS500, el Focus RS que todavía se vende (y que hemos probado) sigue marcando la pauta, con sus 350 CV de potencia y su complejo sistema de tracción total.