En su momento, se convirtió en el modelo más potente de la gama y contaba con la peculiaridad de ofrecer dos carrocerías: cinco puertas (Berlina) y familiar (Sportbreak).

La pauta la marcaba el motor 2.0 EcoBoost de 250 CV de potencia. Más adelante, también contó con una variante turbodiésel, el 2.0 TDCi de 185 CV.