El segundo representante de la saga ST permitía escoger entre carrocerías de tres y cinco puertas. Bajo el capó, recurría al motor 2.5 de gasolina, con cinco cilindros, que entregaba 225 CV... y que, posteriormente, adoptaría el RS.