En 2001 y 2002, el Focus tuvo el honor de convertirse en el coche más vendido del mundo. Un récord que no pudo repetir hasta los ejercicios 2011 y 2012.