En 1997, Mercedes-Benz acuerda con la FIA convertirse en el coche de seguridad oficial del campeonato. Para esa temporada, y la siguiente, optó por el CLK 55 AMG (W208), que contaba con un motor 5.4 V8, de 347 CV.