Retorno al Mercedes CLK 55 AMG, en el año 2003, pero esta vez con la generación C209 como protagonista. En este caso, el motor 5.4 V8 desarrollaba 367 CV.