El Mercedes CLK 63 AMG, que fue empleado como Safety Car en 2006 y 2007, tenía un motor 6.3 V8, con 481 CV y 630 Nm.