Para reemplazar al CLK, Mercedes-Benz apostó por el CL 55 AMG, que contaba con un motor 5.4 V8, de 370 CV.