Mercedes reemplazó el CL 55 AMG por el nuevo SL 55 AMG, de cara a las temporadas 2001 y 2002. Bajo el capó, contaba con el mencionado motor 5.4 V8, pero con 476 CV de potencia.