El primer superdeportivo de la marca desarrollado por AMG contaba con un motor 6.3 V8, de 671 CV, y unas llamativas puertas de tipo alas de gaviota. Entre otras cosas, estos argumentos le valieron para ser el Safety Car de la F1 durante cinco temporadas.