De cara a la temporada 2012, el SLS AMG alcanzó los 591 CV de potencia, lo que le permitía acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos... y de 0 a 200 en 11,2 segundos.