El Mercedes-AMG GT S se convirtió en el Safety Car oficial de la F1 en 2015, papel que protagonizó durante dos temporadas.