La insignia que adorna el frontal de los Rolls-Royce, denominada Espíritu del Éxtasis, es una de las más célebres del mundo del automóvil. Esta mujer, inclinada hacia delante y con los brazos hacia atrás, mide 7,5 centímetros y se 'esconde' en caso de accidente.

Además, si lo deseas, puede estar fabricada en oro de 24 kilates, por unos módicos 9.500 euros.