Tras el triunfo en el European Car of the Year del Volvo XC40, el XC60 también se impuso como el mejor coche del mundo, en un éxito sin precedentes para la firma sueca.