Como equipamiento estándar, el Ferrari Portofino incluye una pinzas de freno en color negro. Pero, por 1.080 euros adicionales, pueden ir pintadas en ocho tonalidades diferentes.