Con la democratización de los sistemas de infoentretenimiento y la conectividad de todo tipo, Apple CarPlay se ha convertido en un elemento imprescindible, que ya se equipa, de serie, en muchos coches convencionales.

No es el caso de este Ferrari, en el que supone un desembolso de 3.000 euros.