La modularidad es, obviamente, la típica cosa que le importa entre poco y nada al comprador de un Ferrari. Ahora bien, si necesita cargar algo más de la cuenta, debe saber que los respaldos abatibles cuestan 1.200 euros.