Debajo del capó, se encuentra un nuevo motor turboalimentado de gasolina, con 2,0 litros de cilindrada. Por su parte, en el habitáculo, hay mucha tecnología inspirada en el superdeportivo NSX. 

Desde luego, puede ser un vehículo con el que muchos yanquis se enamorarán a primera vista.