Audi rompe el dominio de BMW y Mercedes-Benz con la cuarta generación del A8, una berlina de lujo, cargada de tecnología.