Con 600 CV de potencia y su complejo sistema de tracción total (con posibilidad de funcionar como propulsión trasera), el BMW M5 nos pareció un justo ganador.