Con más potencia, autonomía y tecnología, el Nissan LEAF reverdeció laureles, al volver a colocarse como el mejor coche ecológico del año.