Toyota ha cambiado el rumbo en la nueva generación del RAV4, en especial, en materia de diseño. A diferencia de la apariencia sobria de su antecesor, este SUV cuenta ahora con formas más angulosas que cualquiera de sus antecesores. 

Está claro que es un todocamino al que no se le pueden pedir esfuerzos extremos fuera del asfalto, pero ahora, el Toyota RAV4 2018 da la sensación de ser más capaz cuando las cosas se complican.