Afortunadamente, Ferrari ha anunciado que mantendrá en el mercado, durante varios años más, este fabuloso propulsor atmosférico de doce cilindros, con 6,5 litros de cilindrada. En el 812 Superfast, desarrolla 800 CV a 8.500 rpm y 718 Nm a 7.000 vueltas. 

Esta mecánica trabaja junto con un cambio automático de doble embrague, con siete velocidades. Con este binomio, el superdeportivo italiano suma 340 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 en 2,9 segundos.