El rey de este listado es un bloque de 8,0 litros y dieciséis cilindros en W, con nada menos que cuatro turbocompresores. De hecho, esta mecánica surge de unir dos bancadas de ocho cilindros en V. 

¿La potencia? Seguro que ya la sabes: 1.500 CV. ¿Y el modelo agraciado? Por supuesto, el Bugatti Chiron, cuya velocidad máxima está limitada a 420 km/h. El biplaza francés firma una aceleración de 0 a 100 en 2,5 segundos y de 0 a 200 en menos de 6,5.