Pasan los años y el cinco cilindros de Audi sigue con su evolución; en este caso, con un nuevo sistema de encendido electrónico y un convertidor catalítico. Con 136 CV de potencia y 188 Nm, encontramos este motor en el Audi Coupé 2.3 E del año 1989.

Más tarde, llegaría la versión 20V Quattro, con 170 CV y 219 Nm de par máximo.