En el caso del primer Audi RS en formato SUV, el RS Q3 optó por la misma configuración mecánica del TTRS y el RS 3 Sportback, pero con 310 CV de potencia, que le permitía alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada) y acelerar de 0 a 100 en 5,2 segundos.

En 2015, la potencia ascendió a 340 CV, mientras que en 2016, tocó techo con la variante performance y sus 367 CV.