Tras su llegada al TTRS, el siguiente destino para el motor 2.5 TFSI fue el primer Audi RS 3 Sportback. Un modelo que llegó en la parte final de la vida comercial de esa generación del A3. Más tarde, en la siguiente entrega, su potencia crecería hasta los 367 CV.