Este modelo, que consiguió la victoria en las 24 Horas de Nürburgring de 2011 (dentro de su categoría), fue el retorno de los motores de cinco cilindros a la competición, en un exitoso formato de 'carreras-cliente'. Entregaba 380 CV y 500 Nm de par.