Con todos vosotros, el primer Audi con motor de gasolina de cinco cilindros. Efectivamente, se trata de un Audi 100 C2 5E, de 1976, que gracias a un bloque de 2,1 litros de cilindrada, entregaba 136 CV de potencia y 185 Nm de par máximo. 

Además, el mérito reside en que fue el primer propulsor de este tipo en comercializarse. Porque si hablamos de cinco cilindros diésel, era Mercedes-Benz quien abría camino.