En 1978, también fue el Audi 100 el que recibió un bloque de cinco cilindros, diésel en este caso, de 70 CV. Asimismo, más adelante, llegaría una nueva versión de gasolina de cinco cilindros, llamada 5S, con 115 CV.

Con el cambio de generación (C3) en 1984, el Audi 100 de ciclo diésel pasó de 70 a 87 CV.