Antes de la llegada del ya legendario RS 2 Avant, Audi hizo una primera incursión deportiva en el mundo de los familiares. Al igual que el S4 de 1991, contaba con una versión mejorada del motor de cinco cilindros, con 230 CV y 350 Nm.