La segunda generación del Mazda MX-5 es la más asequible en el mercado de segunda mano. Fabricado entre 1998 y 2005, este modelo podía estar equipado con un motor de 1.6 litros, de 110 CV, o con un 1.8, de 140 CV... que aumentaría hasta 145 CV, a partir del año 2000.

Por otro lado, un peso cercano a una tonelada, la propulsión trasera y un reparto de pesos perfecto, convierten a este Mazda en un coche brillante desde el punto de vista dinámico. 

¿Lo mejor? Por 5.000 euros puedes acceder a ejemplares en un estado óptimo.