Este coche de aspecto retro también contó con una versión sin techo. En concreto, el Volkswagen New Beetle Cabrio, que compartía plataforma con el Golf IV y estuvo disponible con varios motores. El más interesante de todos es el 1.8 Turbo de 150 CV, con el que aceleraba de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos.

Eso sí, este Volkswagen no es un modelo fácil de encontrar en el mercado de ocasión y, probablemente, te sea difícil adquirir una unidad por menos de 8.000 euros.