El pequeño 'roadster' de Ford es un modelo tan atractivo como agradable de conducir, gracias a un peso muy ligero. Su existencia fue fugaz, ya que solo se vendió entre 2003 y 2005, con un motor de gasolina de 95 CV.