En este caso, no se trata de una subasta al uso, sino de un coche que se encuentra a la venta. Estamos hablando de un Peugeot 205 GTi de 1990, cuyo precio asciende a 37.500 euros.

¿El motivo? Te resultará curioso, pero cuenta con blindaje de nivel 2, lo que significa que incluye paragolpes reforzados y carrocería y cristales a prueba de balas.

El millonario que optó por esta preparación tan especial no vio inconveniente en que el peso ascendiera hasta los 1.400 kilos, al tiempo que el propulsor atmosférico de gasolina, de 1,9 litros, se mantuviera en los 130 CV originales. 

En cualquier caso, solo por su exclusividad, esta unidad tiene un sitio asegurado en nuestra lista.