Cualquiera de sus versiones diésel son tremendamente apetecibles... aunque hay un problema: este SUV está muy cotizado en el mercado de segunda mano, y las unidades disponibles por un precio inferior a 10.000 euros, rondan los 300.000 kilómetros. En especial, las equipadas con un motor de ciclo diésel. 

En este caso, si quieres un Mercedes-Benz ML a toda costa, te recomendamos que estires tu presupuesto, como mínimo, hasta los 13.000 euros.